jueves, 31 de enero de 2013

“Leonardo Olivera”

“El Señor del Este” – Gral. Leonardo Olivera

Sobre el lugar de su nacimiento hay varias versiones, una que nació el 26 de noviembre de 1793, en el "Rincón de los Olivera", zona cercana a Castillos, comprendida entre el océano Atlántico, la laguna de Castillos, el arroyo Valizas y la cañada del Sauce de los Adobes, otra que nació en San Carlos y la tercera que nació en el Partido de Pan de Azúcar, versión sostenida por el Prof. Ricardo Leonel Figueredo (apoyada por Enrique Marrero y Heber Cruz, en su libro "Entre el olvido y la historia").

Hijo de Manuel Olivera, natural de la Isla de Santa Catalina y de Ana Texeyra, sus abuelos paternos: Felipe de Olivera y Bárbara Jesús.

Cursó sus primeras letras en Maldonado, su adolescencia transcurrió entre las estancias que poseía su padre, una en el Rincón de los Olivera, próxima a Castillos y la otra cerca de Pan de Azúcar, con lo que completa su educación con aquella vida que le da el agreste paisaje de la zona y el acostumbramiento a las rudas tareas rurales, (este es un motivo para pensar que nació en esta zona, pasaba sus dias de joven en su casa de campo, en la actual "Estancia Corral de Piedra") 

Al iniciarse la Revolución en 1811, se incorpora con 17 años a las fuerzas de Manuel Francisco Artigas participando de la ocupación de San Carlos y Maldonado.

A órdenes del Capitán Pablo Pérez participa de la toma de la Fortaleza Santa Teresa a fines de 1811, al producirse la invasión portuguesa, las fuerzas que se hallaban en Santa Teresa, comandadas por el Coronel Ángel Francisco Núñez, de las que formaba parte Leonardo Olivera son rendidas por el enemigo.

Cuando en 1812, como resultado del tratado Rademarker-Herrera los lusitanos se retiraban de la Banda Oriental, Leonardo Olivera permanece prestando sus servicios en la zona.

El comandante de las fuerzas patriotas, Lucio Mancilla, lo nombra comandante de la frontera. En 1814, figura como Alférez de Milicia Activa , se incorpora a las fuerzas de Fructuoso Rivera, poco tiempo antes de la derrota que éstas reciben de los lusitanos en India Muerta el 19 de noviembre de 1816, posteriormente vuelve a actuar a órdenes de Manuel Francisco Artigas, en el Regimiento de Caballería Cívico, por su marcado aspecto nórdico europeo le valió el apodo de "austriacano".
clip_image001
"El señor del este" - "El austriacano"
En 1817 alcanza el grado de Teniente Primero y en ese mismo año el de Capitán, pasando a comandar Rocha y la frontera, precisamente, defendiendo dicha ciudad en julio de 1819 fue tomado prisionero, siendo enviado engrillado a la Isla Das Cobras, donde permanecerá tres años en cautiverio.una vez vuelto al país, junto a Juan Antonio Lavalleja ingresó al Regimiento de Dragones de la Unión.

En 1822 se produce un conato revolucionario que tiene por principales protagonistas a Lavalleja y Olivera, (este último se insurreccionó en Maldonado), pero la rápida acción que Rivera desarrolla contra Lavalleja, hizo fracasar la intentona, quedando bloqueado en las Sierras de Maldonado.

En 1823, Olivera es comisionado por el Cabildo de Montevideo para reunir una fuerza, que en combinación con el General Lavalleja iniciaran un ataque, en cumplimiento de esta misión logra agrupar una fuerza con la cual se apodera de los destacamentos de Rocha y la frontera, marcha luego pasando por Castillos y derrota a todas las partidas que le salieron al paso.

La prisión del Capitán Pedra amigo, así como la férrea vigilancia del opresor, hace fracasar el movimiento, siendo tomado prisionero nuevamente el Capitán Olivera.
clip_image003
"Vista aérea de la fortaleza"
Fructuoso Rivera, realiza gestiones ante el General Carlos Federico Lécor y obtiene el indulto para Olivera, quien es incorporado a sus órdenes con el grado de Capitán y como ayudante,en oportunidad de producirse el Desembarco de los Treinta y Tres Orientales, participa del episodio del Monzón, que resulta en la incorporación de Rivera y Olivera a la causa de los patriotas.

Una vez integrado al Ejército de los Orientales, es comisionado por el General Juan Antonio Lavalleja para hacerse cargo del sitio que se estaba llevando a cabo sobre Colonia del Sacramento, en virtud de que quien comandaba hasta esos días se había pasado al enemigo.

A su arribo, derrota a los imperiales en el combate de “Los galpones”, sufriendo en esa ocasión una herida de bala en el costado izquierdo.
clip_image005
"Recreación de la toma de Santa Teresa por las fuerzas orientales al mando del Coronel Leonardo Olivera"
Restablecido el sitio, Leonardo Olivera deja el mismo al mando del Coronel Arenas, y se incorpora al grueso del Ejército, a orillas del arroyo Sarandí, mandando el día 12 de octubre , la reserva, teniendo oportunidad de llevar la histórica carga, al frente de las milicias de Maldonado y San José.

Luego de participar en dicha Batalla, Olivera se traslada a las proximidades de la ciudad de Minas, desde allí, desarrolla una profusa actividad en procura de obtener información relacionada con el número, y posiciones que ocupa el enemigo, conociendo las fuerzas de los imperiales y previa aprobación del General Lavalleja, procede a ejecutar un brillante plan que dará como resultado la toma de la Fortaleza de Santa Teresa el 31 de diciembre de 1825, asimismo, al día siguiente, con rápida maniobra sorprende a una fuerza de cuatrocientos hombres que se encontraba en la guardia del Chuy.
"Recreación de la toma de Santa Teresa por las fuerzas orientales al mando del Coronel Leonardo Olivera"
Participa al frente de las milicias de Maldonado en la campaña que culmina en la batalla de Ituzaingó el 20 de febrero de 1827, sin embargo, abandona las puertas en el este, dando oportunidad para que la Fortaleza fuera nuevamente ocupada por el enemigo, será el Coronel Leonardo Olivera quien luego de otra operación bien planeada y llevada a cabo el 10 de enero de 1828, la recupere definitivamente.

Una vez reconquistado el Este, Leonardo Olivera se encarga de organizar la Escuadrilla que en la Laguna Merín, comanda el Almirante Guillermo Brown.

Al alcanzarse la paz, Olivera es designado Jefe político del Departamento de Maldonado, el 18 de Julio de 1830, al frente de las Milicias de Maldonado Jura la Constitución.

Durante el período 1830 – 1834, no tiene participación en la vida política del país, pero sus notorias simpatías hacia el General Lavalleja, hacen que sea mirado con desconfianza, durante la Presidencia del General Manuel Oribe, tendrá a su cargo la comandancia del Mercado, teniendo a sus órdenes Jefes y Oficiales de línea y milicias que cumplían funciones en el mismo, cuando se produce la marcha de Oribe (1838), Olivera sigue al mandatario.

En 1839 regresa al país, como otros tantos orientales integrando el ejército del General Pascual Echagüe, luego de la derrota que este ejército recibe a manos del General Rivera, en Cagancha el 29 de diciembre de 1839, Oribe lo designa al Comando de la Guardia Nacional de Maldonado.

En 1840 integrando la Plana Mayor del Estado Oriental participa de la Batalla de Sauce Grande, resultando herido en una pierna, repuesto de su herida, queda como Segundo Jefe de la División Oriental, el 6 de diciembre de 1842 interviene en la Batalla de Arroyo Grande; luego de esta derrota del Ejército mandado por Rivera, Oribe inicia la invasión al territorio Oriental.

Como el General Rivera intentaba llevar adelante una guerra de recursos, en el interior, el General Urquiza con un segundo ejército iniciaba su persecución, siendo Leonardo Olivera segundo jefe de la Vanguardia.

El 27 de marzo de 1845, Urquiza derrota a Rivera en India Muerta.

clip_image008
"Cuadro de Leonardo Olivera"
Con su salud quebrantada deja el servicio activo en 1850.

En septiembre de 1853 fue nombrado Comandante General de Armas de Maldonado, una vez pacificado el país vuelve en noviembre de ese año a revistar en el Estado Mayor General, pasando a la Plana Mayor Pasiva en julio de 1862.

Fallece el 16 de julio de 1863 en Montevideo, su cuerpo fue sepultado en Pan de Azúcar junto a su esposa que falleció poco tiempo antes, (este es otro de los motivos para pensar que nació en esta zona). 

Con un “Discurso pronunciado por el Profesor Álvaro Figueredo en la plaza de Pan de Azúcar, el día 17 de abril de 1953, con motivo del traslado de los restos del Coronel Leonardo Olivera, hacia la Fortaleza de Santa Teresa”, se realiza un sentido homenaje popular, como forma de recordatorio en el mismo acto, junto al estrado se plantó un Ceibo, lo podemos ver en un cantero detrás del monumento de "Artigas", casi frente a la Escuela nº 6.
"Ceibo plantado en el homenaje realizado en 1953"
El 19 de abril en San Carlos, fueron velados sus restos junto a una replica de las garitas de la fortaleza que se inauguró en la plaza.
"Replica de las garitas de la Fortaleza de Santa Teresa"
El 20 de abril de 1953 en las proximidades de la Fortaleza de Santa Teresa se inauguró un monumento campestre del héroe del Este, descansando al pie del mismo sus restos

clip_image009
"Monumento donde descansan sus restos en la fortaleza"
El 29 de diciembre de 1975, el Poder Ejecutivo por el Decreto Ley Nº14.494 lo promueve a General en reconocimiento a los valiosos servicios prestados a la Patria.
clip_image010
"Detalle del monumento"
¿Como se lo recuerda en Pan de Azúcar?

Con una calle céntrica que pasa casi junto al Ceibo que se plantó en el homenaje de 1953. 

Con una cooperativa de viviendas que lleva su nombre; 
                                   "Cooperativa Leonardo Olivera"   -  "CO.LE.OL"

¿Como se lo recuerda en Uruguay?

Nombrando a la ruta nacional Nº 9, como "Brigadier General Leonardo Olivera", ruta que conecta todo el litoral oceánico uruguayo, pasa por Pan de Azúcar, San Carlos y toda la zona de influencia del General incluida la Fortaleza de Santa Teresa hasta el límite con el Brasil. 

Fuentes: Enciclopedia del Uruguay
                Bn "Gral L. Olivera" de I. Mec. Nº 12  (web del Ejercito Uruguayo)
                Otros; datos de historiadores locales
               
Fotos : propias y de la Web

Bibliografías recomendadas;  "Entre el olvido y la historia" - E. Marrero y H. Cruz
                                                "A pie y a caballo" Apuntes del campo de Maldonado - E. M. Rovira